Agroecología para la inclusión social

Sin olvidarnos

A veces nos sentimos tan bien en el huerto, que se desenfoca la verdadera idea por la que vamos a colaborar.

Se nos olvida que estamos poniendo nuestro granito de arena para que algunas personas que han sido volteadas por la vida, puedan rehacerlas sin tener que vivir estigmatizados para siempre.

No tenemos consciencia de lo importante que somos, de que estas personas que han visto las peores miserias del ser humano, pueden ver la grandeza que también escondemos, y aunque suene grandilocuente, pocas cosas son tan grandes como la solidaridad y generosidad con la que abrigamos a nuestros compañeros, ofreciéndoles algo inmenso, algo que puede marcar la diferencia entre la animosidad y la desidia, entre las ganas de luchar y la depresión, nuestro calor y el cariño que reciben de nuestras horas de trabajo.

No debemos olvidarnos de la verdadera motivación por la que seguir esforzándonos en el compromiso.

Formamos parte de algo importante…, y encima nos divertimos.

Un voluntario

slider2

Share

No se han encontrado comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.